Erase una vez una carrera de tortugas y el objetivo era llegar a lo alto de una gran montaña. Había en ese momento una gran multitud observando; mucha gente gritaba y alentaba por ellas. Comenzó la competencia, pero como la multitud no creía que pudieran alcanzar la cima, lo que más se escuchaba decir era: "Qué pena! Esas tortuguitas no lo van a conseguir...no lo van a conseguir..."

A medida que avanzaban, las tortuguitas comenzaron a cansarse, pero había una que no denotaba agotamiento y continuaba subiendo en busca de la cima.

La multitud continuaba gritando: "... Qué pena !!!  Ustedes no lo van a conseguir!..." Y las tortugas comenzaron a darse por vencidas una a una, salvo por aquella tortuguita que seguía y seguía tranquila y ahora cada vez con más fuerza.

Ya llegando el final de la competición todas abandonaron, menos la pequeña tortuga que curiosamente, siguió y pudo llegar a la cima tan deseada. Muchos no podían creer lo que había sucedido y corrieron a preguntarle como había conseguido concluir la prueba y descubrieron que... era sorda!.

...No permitas que personas con hábitos negativos derrumben las mejores y más sabias esperanzas de tu corazón!
Nunca dejes de sentir que puedes realizar tus sueños